5 razones por las que el café es el mejor compañero de la rutina

Desde tiempos inmemoriales el café es la mejor excusa para juntarnos con amigos, para tomar ese break de diez minutos en el trabajo y para hacer sobremesa. Ya sea cortado, solo o con algún ingrediente especial como chocolate o canela, el café siempre es ese complemento perfecto para casi cualquier tarea.

Como algo calentito para el invierno o con sus perfectas combinaciones heladas en verano, el café está siempre presente en la vida cotidiana de muchas personas, sobre todo en el desayuno, ese momento donde su shock de cafeína despierta y prepara para el día por delante. A continuación, te contamos cinco razones por las que el mundo se llenó de amantes del café.

El mejor compañero para despertar a la mañana

Es muy común encontrarnos con personas que aseguran no poder comenzar su día sin un café. Es que el aroma del café combinado con el de las tostadas es irresistible, pero además tomar café por la mañana conlleva distintos beneficios.

Debido a su alto contenido de cafeína, el café es la bebida universal para tomar en el desayuno. La cafeína en primer lugar reduce la somnolencia, por lo cual es un buen primer estímulo para comenzar el día. Además, libera una sustancia parecida a la endorfina que produce sensación de felicidad. Sin mencionar que tomarnos una gran taza de café con leche junto con unas frutas o tostadas representa un desayuno completo que nos dará la primera ración de energía para comenzar el día. Podemos asegurar que el café es un gran compañero para todos nuestros despertares.

Café: un aroma que potencia

Nadie puede negar que el café tiene un aroma muy atractivo. Ingresar en alguna cafetería y sentir el olor fresco a café recién hecho produce un placer inexplicable. También representa un aroma característico de determinados momentos, como el café luego del almuerzo en la casa de un ser querido, o su aroma junto con el de las tostadas del desayuno. El aroma del café depende mucho de la técnica utilizada para hacerlo, es por eso que prepararlo es considerado todo un arte.

Esta maravillosa bebida genera sensaciones por su aroma y por su sabor, y es por este motivo que es mundialmente famoso y un hábito adquirido en la mayoría de las culturas como ritual perfecto: ya sea para encuentro o para tareas solitarias como la lectura.

Buena salud

El consumo de café, por el contrario de lo que muchos piensan, es beneficioso para la salud (consumiéndolo de forma moderada): en primer lugar, es un antioxidante natural. Contiene sustancias que, entre otras múltiples funciones, retrasan el envejecimiento. Mejora el metabolismo, protege el hígado disminuyendo el riesgo de cirrosis, eleva el estado de alerta y mejora la concentración.

Excelente sabor

Hay dos variedades principales de café: Arábica y Robusta. La que surgió primero y por eso se la llama original, es la Arábica, proveniente de la actual región de Etiopía, actualmente representa alrededor del 75% de la producción mundial de café. Con respecto a la Robusta, tiene un sabor más complejo. La variedad Robusta es de la región de la República Democrática del Congo y su sabor es intenso porque tiene más cafeína, y como tal, produce mayor acidez.

Más allá de estas dos variedades originales, el tipo de café también depende de las condiciones de plantación, como el terreno, la altura, el tipo de clima, condiciones del suelo, y el tamaño de grano. Y eso es lo que hace a cada café único. La variedad enriquece a esta bebida asombrosa.

Amigo de los mejores ingredientes

 

El momento de tomar café se convirtió en un ritual que muchas veces hacemos solos y repetimos a lo largo del día acompañados de otras personas: amigos, familiares, compañeros de trabajo. Tan popular se hizo el café que los lugares que lo comercializan comenzaron a inventar múltiples recetas. Las combinaciones de café más comunes son:

Capuchino: si bien hay muchas variantes del capuchino, el tradicional es con canela y cacao. Diferentes tipos de capuchino consisten en agregarle crema, chocolate rallado y otros ingredientes.

Mocha: Es el café con agregado de chocolate negro (también está el mocha blanco, que es una variación del mocha tradicional, pero con chocolate blanco).

Frappé: es la combinación del café con helado, hielo y demás ingredientes, ideal para tomar en verano.

Otras variedades llevan miel, especias e incluso algunas se combinan con bebidas alcohólicas como whisky o licores.

Día internacional del café

Son tantos los fans del café, que hasta hay un día para celebrarlo. El 1 de Octubre fue instituido el Día Internacional del café. En el 2015, este día fue celebrado por primera vez por la Organización Internacional del Café (OIC). El origen y motivo de esta celebración es desconocido. Varios países celebraban este día entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre, por lo que a partir del 2015 la OIC unificó esta celebración, a la que varias cadenas de venta de café se sumaron con distintas ideas para festejar.

En resumen, esta bebida, que es la segunda más consumida en el mundo luego del agua, es socializadora por naturaleza, buena para la salud consumida de manera moderada, tiene su propio día internacional y también su propia especialidad: quienes preparan el café de manera profesional se llaman baristas. Con sus variedades y aromas, esta maravillosa bebida sigue conquistando paladares alrededor del mundo.