Consejos para mantenerte motivado y estudiar

A menudo dedicar tiempo al estudio, es una tarea bastante difícil porque siempre surgen distintas actividades o hay falta de motivación para llevarla a cabo. Teniendo en cuenta esto, cobra mucha importante tener una serie de consejos que ayuden a focalizar la atención y lograr una motivación mayor para encarar una tarde de estudio. Es por esto que en lo que sigue te dejamos una guía de consejos y secretos para evocar la motivación y así tener un día de estudio duro e intenso.

Si necesitas aprender a motivarte para cualquier cosa puedes visitar la web de Raquel Cabalga.

Como sabemos, la motivación es todo al momento de encarar un día de estudio, ya en ella subyace la posibilidad de obtener resultados exitosos y que el día de estudio sea más que provechoso.

motivación estudiar

La curiosidad

El ser curioso por el tema que se está estudiando o que hay que estudiar, es fundamental, ya que el interés y la curiosidad en él, harán que nos podamos focalizar de manera más fácil y rápida en la tarea que nos compete.

Una manera de tener curiosidad es sacar el tema de estudio de un nivel tal abstracto, y llevarlo a nivel más práctico, ya que de esta manera podemos aplicarlo a la cotidianeidad, y de esta manera el interés y la motivación surge más rápido. Esta es sólo una de las maneras que existen para adoptar una actitud curiosa ante el estudio.

Establecer un horario de estudio

El hecho de fijar un horario de estudio diario es la mejor manera de cumplir con el estudio. Esto es ideal para tener planeado el día con antelación y así no estar en la vorágine del día y pasar por alto un momento que podría ser aprovechado para el estudio. En este sentido, lo más recomendable es fijar un tiempo del día tanto para el estudio, como uno dedicado al relax o al ocio. De esta manera, se podrá optimizar el tiempo de estudio y la motivación crecerá, ya que se sabe que luego de este arduo momento de estudio, nos espera una fase de relajación.

Un consejo fundamental es que el estudio sea lo primero al momento de la planificación de día. En este sentido, se trata de anteponer el estudio al ocio, ya que de lo contrario, estaremos extendiendo el momento de concretar el estudio.

Resistir los primeros cinco minutos de estudio

Todos estaremos de acuerdo en afirmar que la parte más difícil a la hora de empezar un día de estudio es el empezar. Si se logra pasar este momento, donde la atención aún no está focalizada y la motivación por lo tanto no ha aparecido, luego tendremos una provechosa jornada de estudio.

Esto se debe a que en general en los primeros minutos es difícil entender el tema en general del texto, por lo que la atención se desvía fácilmente. En este sentido, debemos perseverar, ya que una vez que logremos captar la temática del texto, la motivación aparecerá por seguir investigando sobre el tema en cuestión.

Si se hace un break, hacerlo en la parte más interesante del texto

Si estamos cansados, nos dio hambre o sed, el break debemos hacerlo en la parte más interesante o agradable del texto, ya que de esta manera tendremos más ganas de volver a retomar el estudio.

Esto es fundamental, porque de lo contrario, en caso de que abandonemos el estudio en una parte del mismo que no nos atrape o no nos resulte muy interesante, probablemente las ganas de volver a retomarlo, serán pocas y cueste más. Por esto, no se debe olvidar hacer la pausa en aquella parte del estudio que nos interesa seguir ahondando.

Add a Comment