LA SOCIEDAD ACTUAL Y LOS PRÉSTAMOS

La deuda es el principal alimento del sistema en el que la sociedad actual se encuentra inmerso, que es el capitalismo. El capitalismo se alimenta del capital circulante y de la deuda. Existe un bucle constante en el que la gente gana dinero  e inmediatamente lo gasta, endeudarse es otra forma de gastar ese dinero, ya que el contrayente de la deuda se compromete a hacer un gran gasto y a la devolución de esa deuda, que también es una transacción comercial.

Por este motivo no es extraño que para hacernos con una serie de bienes y servicios, aunque la mayor parte de las veces no son totalmente imprescindibles para sobrevivir, solicitemos algún préstamo personal.

Dependiendo del salario de una persona puede permitirse pagar una serie de bienes y servicios, pero hay algunos que son tan caros que deben pagarse en plazos. Bienes como un coche, un teléfono móvil, un ordenador portátil de altas prestaciones, placas solares en el tejado de nuestra casa, etc  son inversiones que a la larga nos van a proporcionar un beneficio o una serie de comodidades pero, por no tener un salario suficiente no podemos realizar su pago de una vez. Aquí es donde entra la figura de los préstamos financieros, sin este tipo de productos habría productos que jamás se venderían pues son económicamente inaccesibles para el ciudadano medio, es muy extraño que una persona tenga 1200 euros en la cartera para comprarse un móvil de última generación, si no existiesen los créditos estos productos jamás se venderían y no se fabricarían productos de altas prestaciones pues no tendrían salida en el mercado.

Hoy por hoy hay compañías financieras que ofrecen préstamos gratis la primera vez que solicitas un préstamo a esa compañía, por lo que un consejo ideal es ir solicitando préstamos a las distintas compañías financieras siempre y cuando nos haga falta una inyección puntual de dinero y siempre de una en una para no acumular préstamos, de esta forma podremos obtener varios préstamos al 0% de interés y con 0 comisiones.

Los préstamos gratis son préstamos de “captación” que hacen las empresas financieras la primera vez que solicitas un crédito de este tipo. Estas empresas suelen trabajar a través de internet, por lo que la gente normalmente es reacia o no se fía de este canal para contratar un préstamo, por lo que añaden esta facilidad para que pruebes al menos una vez y si te convence el sistema pidas todas la veces que hagan falta pero ya con unos intereses y unas comisiones.

La cuantía de estos créditos suele ser pequeña dependiendo de tu situación financiera, empeorándose las condiciones si estás en la lista de asnef, aunque hay muchas compañías que dan créditos rápidos sin importar asnef, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos para aumentar la confianza de la compañía fiadora. Los créditos gratuitos por lo general suelen ser de una cuantía entre 300 y 500 euros, no es una gran cantidad de dinero pero te puede sacar de un apuro en caso de necesidad.

Antes de contratar uno de estos créditos hay que asegurarse de poder devolverlos, por eso lo mejor es solicitarlos de uno en uno y no pedir un segundo crédito hasta haber pagado el primero, de esta manera evitaremos problemas de deuda futuros e incluso llegara  ingresar en la temida lista de ASNEF.

REQUISITOS PARA SOLICITAR UN CRÉDITO GRATUITO

Para poder optar a esta modalidad de crédito debe ser la primera vez que solicitas un crédito a esa entidad crediticia concreta, esto no impide que la próxima vez que tengas un apuro económico acudas a otra entidad crediticia que te ofrezca el mismo producto también gratuito por ser la primera vez, la único a tener en cuenta es que es mejor solicitar este tipo de créditos de uno en uno para no acumular deuda y asegurarnos de que podremos devolverla en un futuro, 500 euros son más que suficientes para salir de un apuro económico.

Existen también algunas compañías crediticias que ofrecen créditos gratuitos más de una vez siempre que no superen una cierta cuantía, al tratarse de microcréditos, normalmente con un aval de por medio, el riesgo no es extremadamente alto. La cuantía de los créditos gratuitos hasta ahora nunca ha superado la cantidad de 1200 euros.

Existen otros requisitos que debe cumplir el solicitante del crédito, que son los siguientes:

  1. Ser mayor de 21 años
  2. Ser residente en España. Tener la nacionalidad o un permiso de vivienda.
  3. Hay que tener una fuente de ingresos. No tiene que ser necesariamente una nómina, vale con una pensión o algún tipo de fideicomiso.
  4. No figurar en el ASNEF. Hay algunas compañías financieras que aún así te concederán el dinero, pero las condiciones empeorarán.

Lo mejor es no tener que solicitar un crédito pero en el caso de tener que hacerlo procurar siempre tener que devolver el menor dinero posible, por ello los créditos gratuitos son la mejor opción en este tipo de situaciones.

Add a Comment