Las cosas buenas que pasan en verano

Pues sí, la llegada de las buenas temperaturas no solo nos alegra a los amantes del calor y del sol sino que también está llena de cosas buenas, cosas que nos hacen la vida más sencilla, más fácil, mejor.
Con la llegada del verano los niños irradian alegría porque se han acabado las clases (por ahora) las tardes son largas aunque calurosas pero con las piscinas y los campamentos lo solucionan. La llegada del verano es sinónimo de noches divertidas con los amigos en las terrazas o los patios de las casas, noches de cine de verano y de vacaciones en la playa.

Una de las mejores cosas que pasan en verano es que se aumentan las contrataciones, hay empresas que llegan a doblar la plantilla en estos meses estivales, son muchas las plazas que se cubren, se hacen contratos a diario, incluso se compran muchos más objetos y artículos relacionados con el empleo en verano, como un expositor sobremesa, una placa identificativa, uniformes laborales, expositores para las ferias… todo esto hace que la economía florezca, se a un buen empujón económico en estas fechas, sobre todo en las zonas de costa en las que se suele ver incrementado el número de personas en más de un cincuenta por ciento.

Y si bien es cierto que muchos no son amantes del verano por lo que conlleva, altas temperaturas, días eternos, noches en vela por el calor sofocante, picaduras de mosquitos y el gasto energético que supone el aire acondicionado, no podemos negar que el verano nos llena de buenas vibraciones, consigue  que salgamos a la calle en las horas en las que en invierno ya estamos casi en la cama, paseamos mucho más y eso es muy beneficioso para nuestra salud.
El verano suele sacar las cosas buenas de las personas, el verano consigue que las sonrisas aparezcan en nuestras caras casi sin pensarlo, el humor nos cambia y somos más receptivos.

Hay que disfrutar del verano, de las buenas temperaturas y de las personas que tenemos alrededor y si hemos tenido la suerte de obtener una de esas placas o un expositor de sobremesa con nuestro nombre pues mejor que mejor, un puesto de trabajo eventual de verano puede acabar en un puesto más definitivo y en un contrato mucho más interesante así que a darlo todo para poder vivir mejor.