¿Qué son las finanzas personales y cómo planificarlas?

En este artículo podemos encontrar todo lo que necesitamos saber sobre las finanzas personales.

 

Las finanzas personales son un tipo de gestión financiera. Este tipo de gestión financiera requiere de un individuo o de una unidad familiar para poder hacer un presupuesto, ahorrar y gastar en recursos monetarios a través del tiempo. Es decir que las finanzas personales no se manejan en grandes empresas, sino en pequeños particulares.  ¡Mantenete  actualziado con este perfil de Twitter!

Siguiendo con esta línea, al realizar finanzas personales no podemos dejar de tener en cuenta los riesgos financieros a los que estamos atados a la hora de comenzar a realizarlas. Podrían incluso cambiar  toda nuestra vida, tanto para bien como para mal. El futuro de nuestras vidas se va a volver dependiente del éxito o el fracaso de nuestras finanzas.

Es por eso que la participación y el seguimiento de este tipo de finanzas es indispensable. Nos permitirá armar planes jubilatorios (tanto individuales como patrocinados por el empleador), así como grandes prestaciones de seguridad social, como la gestión de los impuestos sobre la renta. Es decir que en base al armado de todas estas cuestiones obtendremos el éxito.

Cómo planificar nuestras finanzas personales.

Al ser un factor tan importante dentro de nuestra vida, es indispensable mantener la mejor organización posible a la hora de su planificación. A partir de esto podremos lograr un éxito rotundo dentro de nuestras vidas, o generar un caos del cual nos será difícil salir. Es por eso que la clave para esto es el seguimiento y la evaluación periódica de las finanzas.

Este éxito se compone de cinco pasos indispensables que se deben de seguir al pie de la letra. Nos encontramos con la evaluación, seguida de un establecimiento de objetivos, y la creación de un plan. Luego de esto ocurrimos a la ejecución de dicho plan, seguido por la vigilancia y la reevaluación del mismo. A continuación se encontrarán más detallados estos procesos.

La evaluación

En primera instancia tenemos la evaluación de la situación financiera de una persona mediante la compilación de versiones simplificadas de los estados financieros que presente. Esto incluye tanto los balances mensuales y anuales como los resultados de los mismos y de las cuentas bancarias, con sus respectivas tarjetas.

Al mismo tiempo debemos de realizar un balance personal que muestre los valores de los distintos bienes personales que poseemos. Por ejemplo, medir el costo de la casa, del auto, de las acciones, o de la ropa que usamos. De esta forma tendremos un panorama general de nuestro estilo de vida, así como de los valores de nuestras pertenencias.

Por último se debe de realizar la declaración de la renta personal, enumerando los ingresos que se dan en la casa, que pueden ser de los diversos trabajos, como de ayudas monetarias, becas, o intervenciones estatales, así como los gastos personales en los que incurrimos a lo largo de nuestra vida diaria, es decir desde el papel del baño hasta el auto nuevo.

El establecimiento de objetivos.

Seguidamente de esta evaluación se encuentra el establecimiento de objetivos. Es normal que tengamos múltiples objetivos a lo largo de nuestra vida. Es por eso que debemos de marcar y diferenciar los objetivos de largo plazo de los de corto plazo. Un ejemplo de un objetivo de corto plazo sería renovar la casa, o comprarse un nuevo auto.

Mientras que un objetivo de largo plazo, por el contrario, sería el plan de retirarse a los 65 años con un elevado patrimonio personal. O realizar una inversión extremadamente grande en una compañía tecnológica nueva, para la cual necesitamos años de ahorro. Una vez diferenciados estos objetivos, debemos de establecer el tiempo en el que lo vamos a lograr.

La estabilización de metas y de objetivos nos permite dirigir nuestra planificación financiera en pos de. Es decir que todas nuestras acciones van a estar ligadas directa o indirectamente hacia nuestros objetivos. Sin embargo, estos objetivos siempre pueden cambiar lo largo del camino, pero siempre por uno mejor y que nos permita realizarnos como personas.

La creación de un plan maestro.

Luego de seguir estos pasos, necesitamos de la creación de un detallado plan financiero que nos permita ver las maneras de llevar a cabo nuestros objetivos particulares (tanto los de largo plazo como los de corto plazo). En este sentido podemos incluir tanto la reducción de gastos innecesarios (como una marca de pañuelos más cara), o aumentar el rendimiento de nuestro trabajo de alguna forma, e incluso invertir dentro del mercado de valores.

Finalizando nuestro plan: La ejecución y la Vigilancia.

A partir de la elaboración de nuestro plan, lo último que nos queda es la ejecución del mismo. Si bien a simple vista esta parece una tarea fácil, no cabe ninguna duda de que no lo es. La realización de un plan requiere de disciplina, y de la ayuda de profesionales como los contadores, o los asesores financieros para que se puedan llevar a cabo con éxito.

Realizada la ejecución, y a medida que va pasando el tiempo, nuestro plan financiero debe de ser monitoreado continuamente. De esta forma se pueden formar re-evaluaciones de nuestro plan dado a los posibles ajustes que deban de ser efectuados. Manteniendo nuestro plan, y al mismo tiempo siguiendo nuestros objetivos.

Finalmente, después de haber leído este artículo, nos encontramos en condiciones de comenzar a realizar nuestras finanzas personales. Sin embargo, si tenemos dudas o queremos informarnos aún más, podemos recurrir a esta página web _____ que nos permitirá conocer aún más sobre estos temas tan importantes para nuestra vida.

Add a Comment